miércoles, 2 de septiembre de 2015

Isla Negra (21/5/2015)

La zona de Isla Negra en la costa chilena (a unos 120 km de Santiago), era conocida como quebrada de Calbín (por la localidad de Calvín en Asturias), antes de que Pablo Neruda la renombrara, al ver una roca rodeada de mar, desde la pequeña casa de piedra que allí compró a un capitán de navío español (Eladio Sobrino) en 1939.

Isla Negra, Chile

Isla Negra, Chile

 
Neruda rehizo y amplió la casa (rodeada de pinos y con la playa rocosa a sus pies) poco a poco ("creciendo como la gente, como los árboles"), dándole aspecto de navío (embarrancado, de marino frustrado, de marinero en tierra), con puertas chicas (como dirían aquí), techos bajos y curvos, sonoros suelos de madera, adornos, "juguetes" (colecciones de botellas con barco, caracolas, naipes, copas de colores, estribos de madera, instrumentos musicales...) y recuerdos marineros por doquier (instrumentos de navegación y gigantescos mascarones a los que dio nombre propio...).

“En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, 
sin los cuales no podría vivir. 
El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta. 
He edificado mi casa también como un juguete 
y juego en ella de la mañana a la noche”

Comedor
Tiene unas vistas impresionantes del océano Pacífico desde la mayor parte de las estancias (incluso desde la cama del dormitorio, donde se dice que Neruda exploraba el mar con un catalejo)...

Arriba el dormitorio con vistas al mar, abajo el pequeño bar.
Fuente: http://www.viajesyfotografia.com/blog/wp-content/uploads/2013/04/2-Isla-Negra-30.jpg


...,  y desde los jardines donde fue enterrado* con su última mujer Matilde Urrutia.


La casa está llena de recuerdos y artículos personales, desde el poncho que el poeta vestía, hasta el traje de gala que llevó a la entrega del premio Nobel, libros, regalos, obras de arte... 
 
A veces da la sensación de seguir habitada y desde luego la madera, la chimenea, el mobiliario, las colecciones de objetos y las magníficas vistas, la hacen muy singular. Cada estancia tiene su función y decoración especial. 

Aquí está el mascarón llamado la Guillermina. Neruda decía que de ella le encantanban dos cosas... (sus ojos y su pelo).
Llama a atención el pequeño cuarto, casi al final de la casa (en la popa), con techo cubierto de cinc para oír el sonido amplificado de la lluvia, "la covacha", que Neruda utilizaba para escribir, mirando al mar, sobre una vieja puerta de madera de navío traída por las olas hasta la playa, a modo de escritorio (con la escultura en bronce de la mano de Matilde, siempre presente, a su lado). 


Algunos de sus escritos (siempre en tinta verde) adornan las paredes o estantes. Cada objeto tiene una historia y un significado. Nada está puesto al azar.

Dicen que es la más bonita de las tres casas** que Neruda poseía en Chile a su muerte el 23 de septiembre de 1973 (doce días después del golpe de estado), su preferida, y que es la única que no fue saqueada por los golpistas (supongo que por estar alejada de un gran núcleo urbano). 

Isla Negra, Chile
Ahora las gestiona la fundación Pablo Neruda (no están permitidas las fotografías del interior, así que las que aquí se ven están tomadas de Internet). 

Isla Negra, Chile

La visita es muy recomendable: como dicen las guías es "un compendio visual del imaginario del poeta". El lugar transmite una gran sensación de paz, impresiona, la vista del mar es preciosa,... y el restaurante de al lado "El Rincón del Poeta" (con su pisco*** verde-tinta del poeta y su (oda al) caldillo de congrio) es muy recomendable!  

Isla Negra, Chile
Campanil y bote

* ahora no lo está (ver para más información).
** Las otras casas son: "La Chascona" (en Santiago) y "La Sebastiana" (en Valparaiso)
*** bebida alcohólica típica de estas tierras que será motivo de entrada especial.

2 comentarios:

  1. La verdad es que impresiona, tanto el paraje, como las estancias, las olas, las nubes, la vegetación y los adornos...
    Me ha gustado mucho.
    Besetes

    ResponderEliminar