jueves, 18 de junio de 2015

Paréntesis limeño III - Miraflores (9 y 10/05/2015)

La ciudad de Lima da al océano Pacifíco y ofrece un muy bonito paseo junto al mar, en el distrito llamado de Miraflores
Se pasea por jardines y caminos, entre árboles y plantas, en lo alto de una especie de mesetas alineadas a lo largo de la costa, que bajan hacia mar en forma de barrancos o cárcavas de arena rojiza y cantos rodados.
 

Es curioso que teniendo un clima "húmedo desértico" (aparentemente contradictorio), con escasísimas precipitaciones (¡8 meses con menos de 10 mm de lluvia!), las plantas en Lima parecen estar en eterna primavera. 

Hay mucha humedad y el cielo está siempre cubierto de nubes. Pero llueve muy poco y sólo unas pocas gotas ya austan a una población que no está acostumbrada a ver llover, y que se teme lo peor en una tierra que no parece muy estable frente al agua.

 

Durante el paseo por la costa de Miraflores, se pasa por:

- jardines que imitan las líneas de Nazca, dedicados a una de sus principales investigadoras: la matemática y arqueóloga alemana Maria Reiche, "la dama de la pampa" (que llegó a Cuzco en 1932 como profesora de los hijos del consul alemán y quedó prendada del paisaje andino y los dibujos de Nazca),


- parques con faro marítimo, cerca del que despegan y aterrizan parapentes que sobrevuelan la costa (como puede verse en las fotos), y a los que ¡nos subimos!,





- parque del amor (adornado con muretes de mosaico que recuerdan al parque Güell de Barcelona), 
 


- bajada al restaurante que se adentra en el mar por una pasarela de madera, llamado Rosa Náutica (alrededor del que hay montones de surfistas que desde lo alto de los barrancos parecen puntos negros en el agua),  
 






- centro comercial Larcomar,

 

- y parque Domodossola (localidad italiana que se hizo famosa porque en ella se desplomó el monoplano del aviador peruano Jorge Chávez Dartnell cuando acababa de superar la proeza de cruzar los Alpes en avión en 1910 (el aeropuerto de Lima se llama Jorge Chávez).

Señalización relacionada con los terremotos en el parque Domodossola.



 Monumento a Pedro Paulet Mostajo (1874 -1945), ingeniero peruano, pionero en la austronáutica, en el mismo parque.

4 comentarios:

  1. Que sensación todo tan nublado!!!
    No sé lo que aguantaría yo allí sin sol…
    Besetes

    ResponderEliminar
  2. Ya lo contaré más adelante, pero si hay tres extraños días soleados en Lima al año, fueron los siguientes que pasamos allí y créeme que era preferible el nublado...

    ResponderEliminar