lunes, 14 de noviembre de 2016

Paréntesis cuzqueño/cusqueño III - Siguiente mañana en Cuzco (10/01/2016)

A la mañana siguiente, nos dipusimos a recorrer la parte vieja de Cuzco. El día estaba nublado y aún teníamos que andar despacito si no queríamos que nos faltara el aire. La Plaza de Armas se veía así:

Plaza de Armas de Cuzco
 Vista hacia el oeste.

Catedral de Cuzco

Plaza de Armas de Cuzco

Y así en una panorámica:

Plaza de Armas de Cuzco

Así que nos dispusimos a hacer algo de este recorrido propuesto:

Circuito turístico Cuzco

La parte vieja de Cuzco está como en una hondonada (recuerdo que la Plaza de Armas fue una laguna, desecada por los incas que fundaron la ciudad, ver entrada anterior), así que salir de ella supone tener que abordar cuestas bastante pronunciadas:

Calle de Cuzco

Que te llevan a casonas de estilo extremeño:

Museo Inca Palacio del Almirante Cuzco
Entrada al Museo Inca situado en el Palacio del Almirante (casa Huascar durante el periodo incaico, asignada a Diego de Almagro y luego a una larga familia de apellido Maldonado).

Y te puedes encontrar con señoras vestidas con traje típico y llama, con las que hacerte una foto (a cambio de lagunas monedas):

Cuzqueña con llama

Calle de Cuzco

La idea era llegar a la iglesia de San Cristobal, considerada como la primera iglesia construida en Cuzco, por el noble inca converso Cristobal Paullo Túpac Yupanqui, en las tierras altas de la ciudad, junto al palacio inca de Qolcampata:

Palacio inca Qolcampata anejo a la Iglesia de San Cristobal
 Restos del palacio inca Qolcampata anejos a la Iglesia de San Cristobal.

Palacio inca Qolcampata anejo a la Iglesia de San Cristobal
Cruz cristiana con el palacio inca al fondo.

Palacio inca Qolcampata anejo a la Iglesia de San Cristobal
 Detalle de los muros y el asombroso encaje de las piedras.

Las fotos en el interior no están permitidas, pero es una iglesia de lo más pintoresca, con imágenes muy realistas, motivos y exvotos de todo tipo. A la entrada hay una sala en la que se aprecian clarísimamente los cimientos incas originales de la iglesia.

Vista de Cuzco desde la iglesia de San Crstobal
Vista de la Plaza de Armas desde la única torre de la Iglesia de San Cristóbal.

Cuzco

De vuelta a la Plaza de Armas, visitamos el interior de la Catedral (Catedral Basílica de la Virgen de la Asunción) con audioguía.

Catedral de Cuzco
En esta foto de la Catedral de Cuzco, se ve al fondo a la izquierda, en un alto, la Iglesia de San Crsitobal.

Nuevamente las fotos en el interior no están permitidas, pero lo que más llama la atención dentro, es el uso intensivo de espejos (muy apreciados por los indios a la llegada de los españoles) engastados en platería barroca, maderas (cedro) profusamente talladas y pintura religiosa cuzqueña. 

Como curiosidad destacar esta Santa Cena (fotografía encontrada en internet) adaptada a la manera indígena (sincretismo), para que los indios aceptaran la religión como algo propio y cercano: en la mesa se sirve la bebida autóctona llamada "chicha morada" (procedente del maíz morado) y un cuy (conejillo de indias o roedor doméstico muy apreciado y consumido en Perú):


Además hay una capilla dedicada al Cristo llamado "Señor de los Temblores", imagen muy venerada en Cuzco y en Perú en general, pues se dice que amaina los terremotos. 

Se supone que fue donada por el Rey de España Felipe II, y realizada en una madera oscura que permitiera a los indios identificarse en su figura humana.


Pero la historia de este cristo es "azarosa". Dice la leyenda que el barco que trasladaba al cristo hacia el puerto de Callao (próximo a Lima) sufrió un fuerte temporal que solo amainó cuando la tripulación lo sacó de su embalaje para implorarle protección. Luego se supone que el arriero que lo trasportaba hacia Cuzco se valió de malas artes para dar "el cambiazo" y quedarse con la imagen original sustituyéndola por una más tosca y de otros materiales

Que no es de madera, ni de una pieza, se comprobó en el año 2005 cuando tuvo que ser restaurada (además, se encontraron dentro de ella hasta 61 cartas, siendo la más antigua de 1762, con peticiones de devotos).

1 comentario:

  1. Qué impresionantes contrastes se pueden apreciar en la ciudad, lo mismo parece un pueblo que se ven lugares propios de ciudad turística. Desde luego, entre la falta de oxígeno y las cuestas, no me extraña que llevarais un buen globo…
    Y el pobre Cristo!!! si parece que le han puesto confeti!!!
    Besetes

    ResponderEliminar