domingo, 21 de agosto de 2016

Torres del Paine VI - Glaciar Grey (2/01/2016)

Para llegar al lago, glaciar y hotel (todos con el nombre Grey), desde el que salen los catamaranes que llegan hasta el glaciar, hay que recorrer el Parque de Torres del Paine hasta este punto:


Camino al Glaciar Grey

Pudimos pillar el catamarán "por los pelos", porque un par de personas que habían reservado, no se presentaron. La web para hacer las reservas es esta (no pensábamos que hubiera tanta demanda). El lugar donde gestionan los pasajes (adultos unos 80 euros) para subir al catamarán es en el hall del propio Hotel Lago Grey.

El catamarán hace el siguiente recorrido, con una parada en el "Refugio Grey" para recoger a personas que estén haciendo recorridos a pie. Pero, en esta ocasión, las condiciones metereológicas impidieron que el catamarán hiciera esta parada:
El Glaciar Grey está en retroceso como todos los de esta zona (excepto el Perito Moreno). Esta es una gráfica del preocupante retroceso que ha sufrido desde el año 1996, en el que solo tenía una lengua, hasta las tres (separadas por "islas de roca") que muestra actualemente:

Evolución Glaciar Grey

Antes de salir, comimos algo en el bar del hotel, desde el que hay estas vistas, con los bloques de hielo flotando en el lago y el glaciar al fondo:

Vistas cafetería Hotel Grey

Vistas cafetería Hotel Grey

Vistas cafetería Hotel Grey

El catamarán recoge a los viajeros en una playa que está a unos 15 o 20 minutos del hotel a la que se llega después de atravesar un pequeño bosque y el puente sobre el río Pingo:

Puente sobre el río Pingo
La playa del lago es absolutamente irreal: con arena de piedra gris, con olas como un mar, montañas nevadas de fondo, pedazos de hielo azul enormes flotando en el agua y un viento frío que no te dejaba caer aunque te quisieras tumbar en el aire.

Playa Lago Grey

Playa Lago Grey

Playa Lago Grey

Playa Lago Grey
Al fondo puede apreciarse una lengua del Glaciar Grey

Catamarán Lago Grey

Cuando empezamos a avanzar en el lago, la navegación se volvió muy agitada, así que no nos dejaron estar constantemente en la plataforma superor del catamarán, que se movía como corcho en el mar (a pesar de que los catamaranes son los barcos más estables del mundo). Las olas pasaban muchas veces por encima del barco, cayendo en cascada por los cristales.

Lago Grey
Lago Grey
Glaciar Grey

Glaciar Grey

Nosotros lo pasamos genial, subimos al techo del barco siempre que se podía, por ejemplo cuando se acercó a las tres lenguas del glaciar o en las zonas en las que la navegación lo permitía, pero hubo gente que ni salió del barco y al regreso entre mareos y demás,... el interior del barco era "un campo de soledad, mustio collado", así que nos pasamos el viaje fuera de la zona de asientos.

Glaciar Grey
Glaciar Grey
Glaciar Grey

Hacer fotos fuera del barco era complicado porque todo el que no "se puso malo", "se empadronaba" en la borda en la que el glaciar se veía, impidiendo la postal, y por el viento tremendo que literalmente te arrancaba la cámara de las manos, el pelo, la gorra, las gafas, casi la piel, y se te helaban las manos para hacer fotos.

Glaciar Grey
Glaciar Grey

De vuelta, nuevamente los bloques de hielo azul... y alguno negro, ya que se había dado la vuelta, dejando ver toda la arena y rocas que el hielo arrastra en la parte baja del glaciar:

Hielo Lago Grey

Hielo Lago Grey

Y a recorrer de regreso, la playa que a mí me parece "daliniana":

Playa Lago Grey

1 comentario:

  1. Realmente espectacular!!!!!
    La verdad es que merecen la pena todas las penurias que pasasteis.
    Besetes

    ResponderEliminar