martes, 5 de mayo de 2015

Cosas curiosas V (Carménère)

Cuando en el siglo XIX, la filoxera atacó las vides de todo el mundo, una  variedad de origen francés especialmente sensible a la plaga, se creyó perdida: la Carménère. El resto de variedades (Merlot, Cabernet Sauvignon,...) pudieron salvalse realizando injertos en una raíz de origen norteamericano resistente al parásito.

Carménère se consideró extinguida, desde 1863 hasta 1994, cuando un ampleógrafo (botánico dedicado a las vides) y enólogo francés Jean-Michel Boursiquot, de viaje por Chile, descubrió unas vides que los chilenos llamaban "el otro Merlot" o "el Merlot de hoja roja" (porque a diferencia del Merlot, las hojas se ponían rojas en otoño). 
Mandó analizar algunas muestras a Francia y ocurrió que esa "otra Merlot" era en realidad la que se creía perdida, Bordeaux Carménère, que había permanecido a salvo en el único país que no padeció la filoxera: Chile (¡y eso que esta llegó hasta Perú en 1888!).


Al principio a los viticultores chilenos les dio un poco de susto esté descubrimiento. Los vinos chilenos empezaban a adquirir fama en el mundo y temían que estas noticias desconcertantes afectaran a las ventas y al prestigio de sus caldos. Pero la cosa era imparable (como descubrir a un dinosaurio en un lago de Escocia). Así que con el paso de los años, Chile se ha convertido en el principal productor de esta cepa y en celoso guardian de sus cultivos protegidos por el océano a un lado, las montañas a otro, el desierto arriba y los hielos abajo. 

Posiblemente Chile sea el único país del mundo en el que las vides pueden arraigar su verdadera raíz directamente a la tierra, sin tener que ser injertadas en una raíz ajena y especial*. 
Según los enólogos esto hace a los vinos chilenos muy singulares, pues es la planta directamente la que extrae los nutrientes de la tierra. Aún así, y por cuestiones prácticas, creo que algunas vides chilenas son también injertadas (no sé qué porcentaje). Pero ahora puede entenderse mejor el celo del SAG chileno (Servicio Agrícola y Ganadero) en cualquier frontera, por evitar que entremos al país con cualquier especie (semilla, planta, animal) que pueda desequilibrar la "burbuja agrícola" en la que la variedad Carménère pudo sobrevivir.


Otros datos curiosos:

- Las vides llegaron a Chile con los españoles a partir de 1541 (ver historia del vino en Chile).
- Carménère es la cuarta variedad en producción en Chile, después de Cabernet Sauvignon, País y Merlot.
- Actualmente también producen Carménère, Argentina, Australia, Italia, Croacia y EEUU.
* Hay una cepa europea nativamente resistente a filoxera: la  Assyrtiko que crece en la isla volcánica de Santorini (no se sabe si su resistencia es debida a sí misma, o a las cenizas volcánicas donde crece).

3 comentarios:

  1. Qué interesante!!!
    Debe ser que a la filoxera esos cambios de horario no le iban.
    Besetes

    ResponderEliminar
  2. Cuando estuve en Croacia, nos llevaron a unos viñedos que se cultivaban en la montaña, en es calones y nos dijeron que de ahí salian los mejores vinos y , por lo tanto, los más caros y que eran cepas únicas. Puede que sea la que dices.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante esta entrada, muchos datos que desconocía. 😘

    ResponderEliminar